Procedimiento de Habeas Corpus

procedimiento de habeas corpus

El procedimiento de hábeas corpus es un recurso que permite a todo detenido y privado de libertad a su puesta inmediata ante el juez, cuando se encuentre en una situación de detención ilegal.

Es un derecho constitucional que aparece en el art. 17.4, remitiendo a su regulación a la ley orgánica de 6/84 de 24 de mayo de Hábeas Corpus. Además figura entre uno de los derechos del detenido, que aunque no se tipifica expresamente como tal en la LeCrim, se considera un protector de los derechos fundamentales de la persona.

Personas ilegalmente detenidas

La ley orgánica en su primer artículo nombra las personas que se consideran personas ilegalmente detenidas:

  • Aquellas que sean privadas de su libertad por una autoridad, agente, funcionario o particular, sin que concurran los requisitos necesarios para que se considere legal, según las leyes establecidas.
  • Las que se encuentren internadas de forma ilícita en algún establecimiento o lugar.
  • También se consideran detenidas ilegalmente las personas que superen el tiempo de detención establecido en las leyes, sin su puesta a disposición judicial o en libertad.
  • A quienes no se le respeten los derechos que se establecen en la constitución y en las leyes penales para toda persona detenida.

Iniciación del Hábeas Corpus

Además del detenido podrán iniciar el procedimiento de Hábeas Corpus los siguientes:

  • La persona privada de libertad, su cónyuge o persona unida por análoga relación de afectividad, descendientes, ascendientes, hermanos o representantes legales.
  • El ministerio fiscal.
  • El defensor del pueblo.
  • El juez competente (del cual hablamos en el apartado siguiente).
  • El abogado del defensor.

Nota: El abogado defensor no consta expresamente en la ley, sin embargo, si que está legitimada para hacerlo, la STC 224/1998 de 24 de noviembre establece que puede iniciar el procedimiento de hábeas corpus.

Proceso del Hábeas Corpus

El procedimiento de hábeas corpus lleva un proceso desde que se inicia hasta que se finaliza por el juez que dicte resolución.

Cuando se tiene conocimiento por el funcionario, agente o alguna de las responsables de su detención, de la presentación de un Hábeas Corpus por el privado de libertad, estarán obligados a informar inmediatamente al Juez competente. Incurriendo en responsabilidades penales y disciplinarias si no lo hicieran.

Es competente para conocer la solicitud de Hábeas Corpus el juez de instrucción del lugar en el que se encuentre detenida la persona, y si no constara, el del lugar donde se hubiera realizado la detención y en defecto de estas en el lugar que se tuviera últimas noticias de su detención.

¿Cómo se inicia el procedimiento?

El procedimiento se inicia por alguna de las personas competentes que hemos nombrado anteriormente, por medio de escrito o comparecencia verbal, no siendo obligada la presencia de Abogado o Procurador. En la solicitud deberá constar:

  • Nombre y razones por las que se solicita el amparo ante la autoridad judicial que regula la ley del hábeas corpus.
  • Lugar en el que se encuentra privado d e libertad.
  • Autoridad bajo la cual se encuentra custodiada.
  • Motivo concreto por el que se pide Hábeas Corpus y cualquier otra información relevante.

Una vez recibida la solicitud por el juez competente comprobará que se cumplen los requisitos para posterior tramitación al Ministerio fiscal. Y mediante un auto, incoará el procedimiento o negará la iniciación del mismo, si no procede.

El auto se notificará al Ministerio fiscal. Deberá contener la ordenación a la autoridad bajo la cual se encuentra custodiada la persona privada de libertad, para que la presente inmediatamente ante el juez instructor, y si no se pudiera se personará el juez.

Antes de que el juez dicte resolución deberá oír a la persona detenida (o a su representante legal), al Ministerio fiscal y a la autoridad encargada de la detención, y en todo caso, a aquella autoridad bajo la cual se encuentre custodiada. El juez dará a conocer a dichas autoridades, las declaraciones del privado de libertad.

Podrán presentar las personas mencionadas en el párrafo anterior, todas las pruebas que crean necesarias o proponer que se practiquen. El juez las admitirá, pudiendo rechazarlas si lo cree conveniente.

El procedimiento no durará más de 24 horas desde que se dictó el acto de incoación, pasado este tiempo los jueces deberán dictar resolución. Dentro del plazo mencionado habrá que practicarse las pruebas y realizar las actuaciones convenientes.

Resolución del juez

La resolución del juez tendrá la forma de auto motivado adoptando algunas de las siguientes resoluciones:

  • No aceptar el hábeas corpus, cuando el juez estima que no concurren ninguna de las circunstancias exigibles legalmente. Se archivarán las actuaciones, declarando que la privación de libertad es en derecho y legal.
  • Aceptar el hábeas corpus, cuando el juez estima que concurren alguna de las circunstancias que se exigen por ley. Aplicando alguna de las siguientes medidas:
    • Puesta en libertad del privado de libertad, si fuera ilegalmente.
    • Continuación de la privación de libertad, pero en diferente establecimiento o bajo la custodia de personas diferentes.
    • Puesta inmediata a disposición judicial, cuando se hubiera superado el plazo legalmente establecido.

Una vez finalizado, el juez tomará declaración (si se hubiera producido una detención ilegal) a las personas que hubieran participado, castigando penal y disciplinariamente a los responsables.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*