Abandono de hogar y familia: en qué consiste, vía penal y civil, consecuencias y cómo denunciarlo

¿Conoces el delito de abandono de hogar o abandono de familia? Se han dado muchos casos en los que un miembro de una familia, normalmente el padre o la madre, ha decidido llevar a cabo un abandono de hogar o la familia, por los motivos que sean.

En muy pocas ocasiones se ha logrado declarar como un delito, puesto que así lo reconoce la ley. Pero, ¿por qué en tan pocas ocasiones? ¿Qué requisitos hay que cumplir?

¿Qué es el abandono de hogar o de familia?

El abandono del hogar es dejar un lugar físico que, durante la vigencia de la pareja, ha sido el domicilio familiar. Si una persona cruza la puerta de su casa con la maleta en la mano no significa que este cometiendo un delito de abandono. De hecho, es una conducta que no aparece en el Código Penal.

Ahora bien, no cumplir con los deberes legales de asistencia, tutela, acogimiento, guarda familiar o prestar la asistencia necesaria para el sustento del cónyuge, los ascendiente o descendientes que lo necesiten, sí que es un delito de abandono.

Es importante tener claro que, en una separación, siempre que no se produzca un divorcio que implique que uno de ellos abandone el hogar familiar, no es abandono mientras la persona que se va no deje de pagar sus obligaciones dictadas en una resolución judicial durante dos meses consecutivos o cuatro alternos.

En el momento en el que el abandono del hogar supone desatender unas obligaciones con respecto a parientes (cónyuge, ascendientes y descendientes), de manera que la persona abandonada se encuentra en una situación especial de desamparo y protección, se estaría cometiendo un delito de abandono de familia (artículo 226 del Código Penal). No se consideraría delito si la persona que abandona el hogar sigue cumpliendo con sus obligaciones.

Cabe destacar que no es simplemente el abandono económico, sino el abandono de las obligaciones y responsabilidades que afectan al bienestar de las personas necesitadas y les deja en una situación de desvalimiento.

¿Qué pasa si el abandono del hogar se produce y no hay descendientes? Si la pareja en cuestión no tiene hijos, la sentencia dependerá de lo que dicte el juez.

Por ejemplo, un juez podría dictaminar que una de las partes tiene la obligación de pasarle una pensión compensatoria a la otra. Además, que no tengan hijos no quiere decir que no tengas ascendientes que no requieran de atenciones. Como en todo, cada caso depende de la situación en la que se encuentre.

¿Es diferente el abandono del hogar por parte de la mujer?

Veamos un ejemplo que nos sirva para explicar la pregunta.

Ejemplo delito abandono de hogar y familia: En una familia con tres hijos, la madre es la única que trabaja, pero decide irse sin dar ninguna explicación y sin preocuparse de los hijos o de si su esposo tiene dinero para comer, pagar la educación de sus hijos y hacer frente a la hipoteca u otros gastos.

Esto es lo que se conoce una situación de desvalimiento, ya que toda la familia depende económicamente de ella.  Ahora bien, si en la casa hubiera otra fuente de ingresos no estaríamos ante un delito.

Normalmente, en todos los ejemplos que se suelen dar, se habla del hombre que abandona a su mujer y a sus hijos. Sin embargo, se han dado numerosos casos en los que la madre es la que comete el delito de abandono, las leyes son iguales para ambos. A excepción de que las mujeres se encuentren ante una situación de violencia de género.

¿A quién debe afectar el delito de abandono de hogar y familia?

Es necesario hacer especial hincapié al hecho que no solo se penaliza dejar en este tipo de situación al cónyuge e hijos, también se puede aplicar a los ascendientes o descendientes que tengamos bajo nuestra guarda o acogimiento, es decir, que también dependan directamente de nosotros.

Consecuencias penales del abandono de familia

Si esta situación de abandono no se trata de algo puntual o pasajero y permanece durante un tiempo (se estima que unos 30 días) se puede denunciar ante la policía o el juzgado de guardia.

El artículo 226 del Código Penal establece:

Pena de prisión (de tres a seis meses) o de multa (de seis a doce meses) y otras penas complementarias como la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho a la patria potestad, tutela, guardia o acogimiento familiar de cuatro a diez años.

Si los cónyuges se encuentran en una situación de separación, solamente bastaría con iniciar un trámite de demanda por abandono del hogar por parte de uno de ellos, que además de obligar a la otra parte a hacer frente a las obligaciones relacionadas con el cónyuge, ascendientes y descendientes, también resultará en el divorcio entre las partes.

¿Cuándo no se considera un delito?

  • Si la persona que huye del domicilio familiar es víctima de un episodio de violencia de género y malos tratos, aunque deje al cónyuge (la persona que le maltrata) abandonado y en situación de desamparo.
  • Si el cónyuge que abandona el hogar interpone una demanda judicial de separación, divorcio o medidas familiares dentro de un término de 30 días.

Caso más común de abandono familiar: Impago de la pensión

El impago de la pensión (artículo 227 del Código Penal) es un caso de abandono familiar más usual. Además, también se considera un incumplimiento civil de la sentencia de divorcio, separación, filiación o nulidad, según cada caso.

Si se ha demandado previamente, se puede conseguir que el progenitor este obligado a pagarla. Por otro lado, las pensiones alimenticias están sujetas a los incrementos del IPC (Índice de Precios de Consumo), lo que significa que, a final de año, la cuantía debe ser actualizada. Si no se hace, la parte receptora puede exigir a través de una demanda que lo haga y que se le abonen los atrasos.

Un dato muy curioso de este tipo de casos es que, en la gran mayoría de ocasiones, no se llega a considerar un delito de abandono familiar porque el juez también tiene que determinar que se ha hecho con mala intención.

Evidentemente, esto es algo que resulta totalmente subjetivo. En muchos casos se llega a considerar que el cónyuge obligado a pagar no lo hace, no porque no quiera, sino porque no puede. En definitiva, a pesar de que una parte de la pareja pueda demostrar que la otra parte no se está haciendo cargo de sus obligaciones, no es suficiente para que se declare delito, es necesario que el juez determine que, si no paga es porque no puede.

¿Cómo denunciar el delito de abandono del hogar?

En el momento en que la otra parte de la pareja desatiende sus obligaciones (mencionadas anteriormente), es importante informar a las autoridades en el momento exacto en que se produce. De este modo, constará el momento en que les abandono y se ha cometido el delito. Esto debe aparecer en la sentencia de separación o en un documento de notificación efectuado al Ministerio Fiscal.

Una vez se haya cumplido con este primer paso, se tienen que cumplir dos meses consecutivos o cuatro alternos en los que el cónyuge no hace frente a sus obligaciones y bastará con interponer la demanda por abandono de hogar ante la Policía Nacional, la Guardia Civil, el juzgado de guardia o el Juzgado de instrucción que corresponda.

¿Cómo se recibe el dinero cuando lo dicte el juez?

En principio, depende del procedimiento que se haya seguido:

  • Si se ha seguido un procedimiento civil de ejecución de sentencia, se cobra mediante la orden de embargo de algún bien inmueble o mueble o de su nómina.
  • Si se ha seguido un procedimiento penal de ejecución de sentencia, el cónyuge demandado tendrá la obligación de afrontarse a la responsabilidad civil y al pago de la deuda por cualquier vía disponible, además del castigo penal impuesto.

Esto solamente se produce cuando el cónyuge demandado se niega a hacer frente a sus obligaciones, a pesar de tener la sentencia firme. Si estuviera conforme con la sentencia, bastaría con abonar la cantidad mediante consignación en el mismo juzgado en el que se ha llevado a cabo el proceso.

Nuestras recomendaciones y consejos

Se trata de una situación muy complicada que requiere el mejor asesoramiento jurídico para poder lograr una estabilidad económica y familiar lo antes posible.

El procedimiento siempre será más corto y rápido, si la persona que deja de hacer frente a sus obligaciones tiene una nómina o bienes inmuebles o muebles que podrían ser embargados y opta por la vía civil. No obstante, si la persona trabaja por cuenta propia, sus ingresos son más difíciles de demostrar y, por tanto, la mejor opción sería el procedimiento penal.

Deja un comentario