Cómo denunciar una página web paso a paso por Internet, consecuencias legales y consejos

Es cierto que Internet es una de las herramientas más cómodas y que más nos ayudan en nuestro día a día. Hace que todo sea más fácil. Sin embargo, también se ha convertido en un gran enemigo si no sabemos utilizarlo como es debido. Uno de los fraudes más comunes en la actualidad, es el fraude telemático o estafas informáticas, es decir, por Internet. En el presente artículo veremos cómo podemos enfrentarnos a una situación fraudulenta.

Pasos para denunciar una página web

Lo más importante y antes de empezar con los pasos, se recomienda anotar la web (la URL) donde se ha producido el delito (y si lo tenemos, también apuntar dirección de correo y número de teléfono) y realizar capturas de pantalla de todo, a modo de pruebas. Lo más importante es guardar el justificante de pago y presentarlo en la policía en el caso de que vayas a denunciar.

PASO 1

Contacta con el servicio o empresa implicada. Muchas veces, el problema se puede solucionar de una manera mucho más sencilla cuando lo reportamos al servicio o la página web, ya que, normalmente, nos ofrecen secciones de ayuda y soporte a través de los cuales podemos denunciar. Veamos tres ejemplos:

  • Una red social permite denunciar un perfil falso o una suplantación de identidad.
  • Los servicios de correo electrónico tienen métodos de recuperación de una cuenta que ha sido «hackeada».
  • Se puede contactar con el administrador de un foro para pedirle que retire determinados comentarios que atentan contra el honor y la intimidad de una persona.

Si tu problema no se ha solucionado, continúa al paso 2.

PASO 2

Acude a la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC), con una simple búsqueda en Google encontrarás la dirección en tu municipio. Ellos te pueden informar, ayudar y orientar.

Además, también se encargan de las tramitaciones, mediante procedimientos de conciliación de las reclamaciones que los consumidores les hacen llegar, relacionados con las compras de productos o contratación de servicios.

PASO 3

Cuando hayas hecho el paso 2 y sin mucha demora desde que se produjo el hecho, recomendamos acudir cuanto antes a poner una denuncia ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE).

Se puede hacer en cualquier comisaría de la Policía Nacional, quienes cuenten con la Brigada de Investigación Tecnológica de la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT).

Por otra parte puedes acudir a denunciar en cualquier puesto de la Guardia Civil, si tienen Grupo de Delitos Telemáticos (GDT), también puedes hacerlo por internet a través de su página web oficial.

Consecuencias y delitos derivados de este tipo de denuncias

En la mayoría de casos se suele considerar delito de estafa del código penal y se divide en tres tipos:

  • El delito leve de estafa por cuantía inferior a 400€ está regulado en el artículo 249.2 del Código Penal y se castiga con pena de prisión de seis meses a tres años, según el importe de lo que se haya defraudado. Si la cuantía que se defraudó no superó los 400€, se impondrá una pena de multa de uno a tres meses.
  • El delito de estafa básico está recogido en el artículo 250 del Código Penal y se castiga con pena de prisión de seis meses a tres años, si se superan los 400€ la cantidad de dinero defraudada.
  • El delito de estafa agravado está recogido en el artículo 250 del Código Penal. Se da cuando se abusa de la firma de otro, cuando el delito recae sobre bienes considerados patrimonio artístico, histórico, cultural o científico, si superan los 50 000€, si afecta a muchas personas, se abusa de las relaciones personales, se comete estafa procesal o si se condena al culpable por, al menos, tres consecuencias de los mencionados anteriormente. Ante cualquiera de las circunstancias mencionadas anteriormente, se pueden castigar con prisión de uno a seis años y pena de multa de seis a doce meses.

Consejos y recomendaciones al denunciar a una página web

  • Guardar todas las pruebas en un pendrive y presentarlo en la policía. Guardar una copia de ese pendrive, por si vuelven a pedirás.
  • Descarga siempre la versión más reciente de tu navegador.
  • Fijarse siempre en la URL que estamos utilizando.
  • No pinchar en enlaces dentro de un correo.
  • Antes de descargarnos un software de Internet, asegurarnos de que es seguro.
  • Asegurarnos de que el proveedor de acceso a Internet (ISP) aplica tecnologías y políticas anti-spam y anti-phising que sea buenas.
  • Observar más a menudo los movimientos bancarios. Las notificaciones push de las apps móvil de cada banco permiten llevar un seguimiento en tiempo real de cada gasto e ingreso de tus cuentas.
  • Tener siempre un buen software de seguridad para proteger el ordenador y mantenerlo siempre actualizado.

Artículos Relacionados