Diferencia entre separación y divorcio

Tanto la separación como el divorcio son dos términos utilizados en el ámbito de las relaciones legales y matrimoniales. Aunque ambas definiciones son bastante similares, no lo son, habiendo pequeñas diferencias.

En este artículo informativo explicamos qué es la separación, divorcio, las diferencias, tipos, ventajas y desventajas y en general te ayudamos a comprender toda la información que necesitas.

Un tema bastante relacionado con la separación y el divorcio, es la patria potestad de los hijos en el momento que los padres deciden separarse. Habiendo unos derechos y obligaciones hacia los hijos, por parte tanto del padre como de la madre.

¿Cuáles son las diferencias entre separación y divorcio?

La diferencia entre la separación matrimonial y el divorcio es básicamente una diferencia técnica. La situación entre las personas separadas y divorciadas puede ser prácticamente la misma en ambos casos. Lo que cambia es su significado a efectos legales.

La diferencia principal es que si bien en ambos casos la pareja ya no continúa junta, ni a nivel relacional ni comparte vivienda, en el caso de la separación el vínculo matrimonial continúa. Una separación puede llevarse a cabo de mutuo acuerdo, sin necesidad de abogados ni papeleo o puede llevarse a cabo de manera jurídica.

En cambio el trámite de divorcio es más complejo. Es necesario contar con un abogado, presentar una instancia en el juzgado y allí un juez dictamina la disolución del acuerdo matrimonial, siempre que haya un acuerdo entre ambas partes para dictaminar el divorcio. En caso contrario habrá un juicio.

Diferencia entre estar separado legalmente y divorciado

La principal diferencia entre la separación matrimonial y la disolución del vínculo matrimonial o divorcio, es que la primera dictamina legalmente la separación pero el matrimonio sigue vigente.

Si las personas personas separadas quieren volver a contraer matrimonio con terceras personas, solo lo podrán llevarlo a cabo si la separación deriva en divorcio. En ningún caso las personas separadas, aunque sea de manera legal, pueden volver a casarse.

Separación de hecho

Como anteriormente hemos explicado, la separación de hecho es cuando las dos personas de la pareja han decidido hacer efectiva la separación matrimonial, finalizando la convivencia pero sin disolver completamente el vínculo. A efectos prácticos el matrimonio continúa.

Hay dos tipos de separación de hecho:

  • Separación judicial o legal.
  • Separación extrajudicial.

En el primer caso se trata de una ruptura reconocida ante un juez, mientras que en el segundo caso la separación es un acuerdo entre las personas sin intermediarios. Es decir, en la separación judicial/legal se formaliza oficialmente un acuerdo.

En el caso de la separación judicial/legal, como sucede con el divorcio, en caso de fallecimiento de uno de los cónyuges, el otro no podrá beneficiarse de la herencia de los bienes de esa persona. En cambio, sí que se mantienen las reglas que determinan los intereses económico-pecuniarios que rigen las relaciones interconyugales matrimoniales.

Separación express

La separación express se puede definir como un proceso rápido para la separación matrimonial de mutuo acuerdo. Como sucede en el caso del divorcio express, esta modalidad facilita y acelera el proceso, ya que al no haber un pleito no es necesaria una causa que determine la decisión.

La separación express puede realizarse a partir de los tres meses desde el momento en que se ha contraído el matrimonio.

Separación o divorcio ¿qué es mejor?

Para saber qué es mejor en cada caso, si es mejor la separación o el divorcio, debe tenerse en cuenta la finalidad. Por ello, a la hora de decidir cuál es la mejor manera de formalizar una situación de ruptura, debemos saber con precisión cuáles son las diferencias fundamentales:

  • Extinción del matrimonio. Mientras que la separación matrimonial no implica finalizar el matrimonio, el divorcio sí.
  • Reversibilidad. Una separación es reversible, un divorcio no. La única manera sería volver a casarse.
  • Contraer matrimonio con otra persona. Mientras las personas del matrimonio estén separadas, tanto legalmente como de manera informal, no podrán volver a contraer matrimonio. Por lo que necesitarán divorciarse.

Trámites para la separación y divorcio

Si partimos de la base de que hay un acuerdo entre ambas partes, los trámites para hacer efectiva una separación legal son muy similares al divorcio y los podríamos resumir en los siguientes puntos:

  • Recomendamos siempre asesorarse con un abogado. Lo primero sería empezar a buscar letrado.
  • Negociar el convenio regulador. Todo lo relacionado con el trámite, como reparto de bienes y custodia de los hijos.
  • Recopilar la documentación necesaria. Certificados de matrimonio, partidas de nacimiento, certificados de empadronamiento y todos los certificados relacionados con los hijos y las propiedades comunes de la pareja.

Una vez hecho esto, el abogado se encargará de hacer llegar los papeles al juzgado de la zona de residencia de la pareja y allí, una vez un juez admita la documentación aportada, se fijará una fecha para firmar los documentos.

¿Qué pasaría si la pareja no llega a un acuerdo? En caso de no existir un acuerdo, se procederá a una separación contenciosa. Esto significa que además de aportar toda la documentación, habrá un procedimiento judicial.

Deja un comentario