Domiciliación bancaria: qué es, tipos, adeudos SEPA y preguntas frecuentes

Es habitual que recibos como los de la luz, el agua, etc. estén domiciliados para pagarlos a través del banco, ya que es la opción más cómoda para el consumidor. Por ello, a continuación vamos a contarte todo lo que tienes que saber sobre la domiciliación bancaria.

¿Qué es la domiciliación bancaria?

Una domiciliación bancaria es una orden para que el banco realice el pago de un recibo directamente, sin que sea necesario autorizar el trámite cada vez que se realice. Esto quiere decir que si por ejemplo tenemos domiciliado el recibo del teléfono, este se pagará por el banco cada mes, sin que nosotros tengamos que hacer nada.

Tipos de domiciliaciones bancarias más frecuentes

Se pueden domiciliar muchos recibos. Pero a la hora de la verdad, los recibos que se suelen domiciliar son los recibos relacionados con los suministros, como son:

  • El recibo de la luz.
  • El recibo del agua.
  • El recibo del el del gas natural.
  • EL de Internet y teléfono.
  • La hipoteca.
  • La comunidad.
  • Entre otros.

¿Qué es un adeudo SEPA por domiciliación bancaria?

Un adeudo domiciliado SEPA es una domiciliación bancaria que cumple lo estipulado en la norma SEPA (Single Euro Payments Area), que fijó un pacto para hacer más sencillos los pagos entre los países que la suscribieron, entre ellos la domiciliación bancaria.

¿Cómo domiciliar recibos?

A la hora de domiciliar un recibo hay que autorizar a la entidad bancaria para que se encargue del pago del mismo. Esto requiere emitir una orden de domiciliación, que debe incluir los siguientes datos para que tenga validez:

  • En el encabezado de documento, debe constar que se trata de una orden de domiciliación de adeudo directo SEPA.
  • Referencia de la orden: es el número que identifica a la orden de domiciliación, y está compuesto por 35 caracteres, que pueden ser número o letras.

Datos del acreedor del pago:

  • Identificador: consiste en un código que asigna la entidad bancaria, formado por el código del país, un dígito de control, un sufijo y el NIF de la persona física o jurídica.
  • Dirección completa.

Datos del deudor:

  • Nombre.
  • Dirección completa.
  • Código de la entidad financiera en el que se harán los cargos.
  • IBAN de la cuenta bancaria.
  • Si es un pago recurrente o un pago único.
  • Fecha y lugar.
  • Firma.

Plazos para devolver un recibo

Un pago domiciliado y autorizado se puede devolver durante un máximo de 8 semanas. Ahora bien, si se trata de una transacción no autorizada, se dispone de un plazo de 13 meses para devolver el recibo.

¿Qué pasa al hacer un impago por domiciliación bancaria?

Cuando no hay dinero en la cuenta en la que está domiciliado el recibo, este se devuelve al acreedor como un recibo impagado.

¿Cómo se cancelan las domiciliaciones bancarias?

Depende de la entidad bancaria, pero normalmente este trámite se puede hacer a través de Internet. En algunos casos, la empresa con el que se tiene contratado el servicio al que corresponde el servicio requiere algún documento, pero igualmente, es posible que se pueda presentar vía online.

Artículos Relacionados