Guía para alquilar un piso: qué debes saber si eres inquilino

¿Estás buscando un piso de alquiler? En ese caso debes pensarte muy bien tu elección, porque una vez que te instales en tu nuevo hogar, tener que hacer un nuevo cambio a corto plazo (con todo lo que ello conlleva) no sería algo agradable para ti. Por esta razón, te proponemos que consultes esta guía con todo lo que debes tener en cuenta si vas a ser inquilino de un piso.

Consejos que debes tener en cuenta al alquilar un piso

Lo primero que debes hacer si vas a buscar un piso de alquiler es anotarte las siguientes recomendaciones:

1. Date de alta en varios portales inmobiliarios

Si te registras en algunas de las páginas especializadas en la búsqueda de pisos, podrás estar al tanto de cualquier novedad que te pueda interesar. Es importante que te suscribas en los boletines de estos portales, para enterarte lo antes posible de los pisos que se vayan publicando.

En estas páginas suele haber filtros avanzados que te permiten elegir el tipo de piso, el precio, su ubicación, etc. Utilízalos para no perder el tiempo con aquellos pisos que no te interesen en realidad. Recuerda seguir también las redes sociales de estas páginas, ya que esta es otra forma de no perderte ninguna novedad.

2. Elige dónde quieres vivir

La ubicación del piso en el que vayas a vivir es un aspecto tan importante que incidirá en el precio del alquiler, pudiendo haber una diferencia significativa de unas zonas a otras. Por lo tanto, tienes que valorar el presupuesto del que dispones y, partiendo de este dato, escoger aquellas ubicaciones que te puedas permitir.

También es importante que tengas en cuenta si la zona tiene lo que necesitas, por ejemplo: si está bien conectada a nivel de transporte público, si tiene comercios relativamente cerca para comprar, etc.

3. Comprueba el estado de la comunidad

Aunque cuando visites un piso lo principal que te interesará será el propio inmueble, también es importante que compruebes cómo se encuentra el edificio. Es decir, debes revisar si se encuentra cuidado, si parece que necesita reformas, etc.

Por otra parte, debes informarte sobre quién paga los gastos de la comunidad. Lo normal es que sea el arrendatario quien se haga cargo de ellos y no el inquilino, pero este es un aspecto que debe quedar totalmente claro antes de alquilar el piso.

4. Visita los pisos con una persona en la que confíes

Si visitas cada piso con una persona de tu entorno y en la que tengas total confianza, esta persona se puede fijar en detalles que tú no veas durante la visita. Decidir dónde vas a vivir es demasiado importante, por lo que en este caso debes confiar en el dicho de que cuatro ojos ven más que dos.

Además, si las personas que te acompañan a ver el piso son tus padres, o uno de ellos, mejor aún. Al casero le inspirará confianza ver que tus padres se implican contigo en esta decisión, y aún más si ellos te van a avalar en el pago del alquiler.

5. Ten en cuenta el vecindario

Antes de alquilar un piso es aconsejable que investigues un poco si los vecinos de la zona suelen hacer demasiado ruido, si son conflictivos, etc. Problemas de este tipo, desafortunadamente, son más habituales de lo que pueden parecer, y provocan situaciones que complican la convivencia y no siempre tienen fácil solución.

El problema es que quizás no conozcas a nadie en la zona en la que quieres vivir, por lo que quizás no puedas tener totalmente claro que todo el vecindario es tranquilo. Por lo tanto, comprueba al menos que no es una zona demasiado problemática en general, ya que asegurarte de que no te tocará ningún vecino conflictivo es complicado.

¿Qué más debes saber si vas a alquilar un piso?

¿Qué hay que comprobar cuando vayas a ver el piso de alquiler?

Cuando vayas a ver un piso, antes de alquilarlo es importante que compruebes que:

  • Funcionan el timbre, el portero automático, el bombín y las llaves.
  • Tanto las puertas como las ventanas abren y cierran sin problema.
  • Hay presión y agua caliente en los grifos y la ducha, los sumideros tragan agua y el agua corre bien en el váter.
  • Los muebles, paredes, suelos y techos están en buen estado, sobre todo en los baños y la cocina.
  • Las luces y los electrodomésticos funcionan correctamente, y estos últimos tienen sus instrucciones para resolver tus dudas.
  • No hay ruidos excesivos o extraños dentro y fuera de la casa.

¿Qué es mejor alquilar a una agencia o a un particular?

Para valorar si es mejor alquilar un piso a un particular o acudir a una inmobiliaria, es necesario repasar los pros y contras en cada caso:

Ventajas y desventajas de alquilar a través de una inmobiliaria

Al alquilar un piso con una inmobiliaria te encontrarás con estas ventajas:

  • Los trámites se hacen de forma rápida, ya que las inmobiliarias ofrecen un servicio profesional y se dedican exclusivamente a estos temas.
  • La búsqueda es más sencilla para ti, porque tú le dirás a la inmobiliaria lo que necesitas y ellos buscarán por ti los pisos que se pueden adaptar a tus necesidades.
  • Puedes pedirle asesoramiento para todo lo que necesites saber a la hora de alquilar un piso.

En contrapartida, encontramos las siguientes desventajas al alquilar un piso a través de una inmobiliaria:

  • Tienes que pagar un precio mayor por alquilar un piso, ya que la inmobiliaria cobra unos honorarios que suelen ser equivalentes a una o dos mensualidades del alquiler. La ley no regula lo que deben cobrar las inmobiliarias.
  • Te pedirán más documentos que si alquilas directamente a un particular. Esto lo hacen para evitar situaciones de impago, asegurándose de que podrás hacer frente a la cuota del alquiler. Estos documentos pueden ser tu nómina, avales bancarios, tu contrato de trabajo, etc.

Ventajas y desventajas de alquilar a un particular

Veamos cuáles son las ventajas de alquilar un piso directamente a un particular:

  • Es más económico, porque te ahorras la comisión que le corresponde a la inmobiliaria por el trámite. En este caso solo tienes que pagar un mes por adelantado y la fianza normalmente.
  • La negociación es más sencilla, porque los particulares muestran una mayor predisposición a flexibilizar las condiciones de la renta que cuando hay una inmobiliaria interviniendo.

Por otra parte, alquilar un piso a un particular tiene estas desventajas:

  • Los trámites a menudo son más lentos, ya que los particulares tienen otras ocupaciones y no se dedican a estos asuntos en exclusiva.
  • Lo relativo a la fianza puede traer problemas, ya que el arrendatario tiene que depositarla en un determinado organismo autonómico, y el inquilino tiene que confiar en que realmente lo hará.

Derechos y obligaciones que tiene un inquilino

Como inquilino, las obligaciones con las que debes cumplir son las siguientes:

  • Pagar el alquiler, ya que en caso contrario, el casero puede demandarte para que te echen del piso.
  • Cuidar el inmueble, tratando bien tanto la estructura como los muebles del piso. Si tienes algún problema, es mejor que te pongas en contacto con el casero para que él te diga cómo solucionarlo.
  • No subarrendar habitaciones sin consentimiento del arrendatario.
  • Portarte bien con los vecinos y no provocar problemas en la comunidad.

Y por otra parte, los derechos que te corresponden como inquilino son estos:

  • Conservar el alquiler aunque el piso cambie de propietario. Siempre que la vivienda esté inscrita en el Registro de la propiedad con inquilinos, estos tendrán derecho a mantener el alquiler aunque el inmueble cambie de titular. Ahora bien, si el nuevo propietario desea ocupar el piso, tienes tres meses para dejarlo, durante los cuales tienes que seguir pagando el alquiler.
  • Devolución de la fianza. Una vez que dejes el piso, si este presenta unas condiciones buenas, el casero tendrá que devolverte la fianza en un plazo de un mes desde el momento de la entrega de llaves.
  • Deducir parte del alquiler en la declaración de la renta. De lo que pagues al año por el alquiler, podrás desgravarte una parte al hacer la declaración de la renta.
Autor: María Gil

Me licencié en Derecho en 2014 y tengo el Máster en Abogacía desde 2016. Por otra parte, trabajo desde 2015 redactando artículos en medios digitales. Y gracias a Dudaslegislativas, tengo la oportunidad de compaginar mi vocación jurídica con mi pasión por el mundo de Internet. Redes sociales: Twitter y Linkedin.

Artículos Relacionados