Honorarios de Abogados: cómo calcular la minuta y cuánto debe cobrar un Abogado

¿Cuánto debe pagar un cliente a su abogado o Cuánto debe cobrar un abogado a su cliente? En la gran mayoría de los países, no existen unos horarios fijos para los abogados. Esto quiere decir, que el cliente no se puede hacer una idea previa de cuánto le va a costar contratar a un abogado, y el abogado, por su parte, es quien se tiene que encargar de prever un precio adecuado y de calcular los honorarios según determinadas características.

Cómo calcular los honorarios para abogados

Lo primero que se recomienda es una buena planificación, es decir, un abogado tiene que hacer ver a su cliente que sus honorarios (minutas) no están fijados ni determinados porque sí, sino que van acorde con determinados aspectos, como los costos, beneficios del cliente, dificultad, tiempo, etc. Sin embargo, en la actualidad, los clientes no están tan de acuerdo con establecer unos honorarios por horas, sino que prefieren saber la verdadera gestión del abogado.

Fórmula Honorarios de Abogados. Una posible manera de poder sacar los honorarios es aplicando la siguiente fórmula:

VH * NC * HI + VE = (2VH * MESES) + GASTOS + BC (10%) = Honorario Profesional de un Abogado

Parece más complicado de lo que realmente es. A continuación, explicamos el significado de las siglas anteriores:

El valor por hora (VH): se trata de un dato totalmente personal porque depende de cuánto deseamos ganar y de lo que nuestros clientes estén dispuestos a pagar. Si no tenemos muy claro cuánto es nuestro valor por hora, lo que podemos hacer es sacar un promedio de los últimos casos y sacar la media de las horas invertidas.

El nivel de complejidad (NC): Se recomienda que la complejidad se mida según el mercado de servicios jurídicos, es decir, un caso de hurto puede tener una complejidad «media». Sin embargo, si nunca antes hemos tratado un tema como este, para nosotros puede que resulte más complicado. En este caso, lo tendríamos que valorar como «complejidad media» y no «alta», ya que el cliente puede elegir otros abogados o despachos de abogados que le ofrezcan un precio más asequible. Por otro lado, si tenemos un tema marcado por una complejidad más alta para cualquier abogado y, además, es poco común, los honorarios aumentarían.

Las horas invertidas (HI): se trata de las horas que invertiremos en un caso y en el cliente. Por ejemplo, reuniones, elaboración de una demanda, la audiencia, elaboración de escritos, gestión del caso, etc.

El valor por espera (VE): muchas veces, el proceso de un caso puede ser muy largo. Durante este proceso, el abogado tiene que comunicar al cliente su caso, hacer gestiones relacionadas con el asunto, etc. Esto también se tendría que tener en cuenta y normalmente se suele contar como unas dos horas mensuales.

Los gastos (tasas legales, movilizaciones, etc.): es conveniente incluir en el presupuesto para nuestro cliente una serie de gastos para luego evitar confusiones sobre quién se encarga de pagar determinados costes. Aquí también se pueden incluir los gastos logísticos, como, por ejemplo, copias.

El beneficio del cliente (BC): es posible que, gracias al servicio de un abogado, el cliente reciba un beneficio económico, por ejemplo, cobrar de un seguro, indemnizaciones, evitar pagar algo (impuestos, multas, etc.). Aquí es donde se aplica un honorario de éxito, que suele ser de un 10% (en caso de recibir dinero) o un 8% en caso de evitar tener que pagar algo.

Herramientas para calcular los honorarios

Si con la fórmula anterior no has conseguido sacar un valor aproximado, existen algunas herramientas e información extra para calcular los honorarios o minutas de los abogados que te dejamos aquí:

Artículos Relacionados