Cobrar la pensión: ¿Qué grado de discapacidad se necesita?

En España se reconocen diversos grados de discapacidad. Pero no todos ellos generan derecho a pensión, ni a otros beneficios fiscales y sociales. Por esta razón, en este artículo vamos a explicarte qué grado de capacidad se requiere para cobrar una pensión en este país.

¿Cuáles son los grados de discapacidad?

Antes de saber en qué casos es posible cobrar una pensión, debemos conocer cuáles son los grados de discapacidad que se reconocen en España:

  • Clase I (0%). Se ha diagnosticado una dolencia, pero no llega a generar una discapacidad.
  • Clase II (1% a 24%). Es el nivel más bajo de discapacidad, y se califica como discapacidad leve.
  • Clase III (25% a 49%). Se declara una discapacidad moderada.
  • Clase IV (50% a 70%). La persona que la padece se califica con discapacidad grave.
  • Clase V (+ del 70%). Corresponde al grado más alto de discapacidad, calificado como discapacidad muy grave.

¿Qué grado se necesita para cobrar la pensión?

Ahora que ya conocemos los grados de discapacidad reconocidos, vamos a ver en qué casos se cobra pensión y en cuáles no:

Discapacidad entre el 0% y el 33%

Cuando se reconoce una discapacidad inferior al 33%, no se genera el derecho a cobrar una prestación, ni ningún otro tipo de beneficio.

Discapacidad entre el 34% y el 64%

En aquellos casos en los que se reconoce una discapacidad superior al 33% pero que no alcanza el 65%, tampoco se tiene derecho a recibir una prestación económica. No obstante, en estos casos se accede a una serie de beneficios a nivel fiscal o social, que no corresponden cuando la discapacidad es inferior.

Por ejemplo, se disfruta de una serie de descuentos al utilizar el transporte público, de una cierta preferencia a la hora de acceder a una vivienda de protección oficial, o de algunos beneficios a la hora de hacer la declaración de la renta.

Discapacidad igual o superior al 65%

Desde el 65% de discapacidad sí corresponde una pensión económica, consistente en una pensión no contributiva repartida en 14 pagos al año. En 2021, esta pensión es de 5.639,2 euros al año, que se reparten en 14 pagas mensuales de 402,8 euros.

La pensión aumenta un 50% cuando la discapacidad es igual o superior al 75%, y se necesita la ayuda de un tercero para realizar las actividades cotidianas. En estos casos se recibe una pensión que en 2021 está en 8.458,8 euros anuales.

A la hora de calcular la pensión exacta que corresponde a la persona con discapacidad, se valoran tanto sus propias rentas como las de su unidad familiar, en su caso. Sin embargo, en 2021 esta cantidad nunca puede ser de menos de 1.409,8 euros al año.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que si bien estas competencias están transferidas a las comunidades autónomas, las cantidades que se cobran son las mismas en todo el territorio nacional.

Requisitos para cobrar la pensión por discapacidad

A la hora de pedir una pensión por discapacidad es necesario reunir una serie de requisitos, que vamos a ver a continuación:

  • Tener reconocida un grado de discapacidad de al menos el 65%.
  • Tener una edad comprendida entre 18 y 64 años en el momento en que se realiza la solicitud.
  • Llevar al menos 5 años residiendo legalmente en España, 2 de los cuales tienen que haber sido inmediatamente anteriores a la solicitud.
  • No estar recibiendo por otras vías unos ingresos superiores a una cantidad que en 2021 está establecida en 5.639,2 euros.

¿Qué se necesita para valorar la clase de discapacidad de una persona?

El equipo técnico correspondiente tendrá en cuenta los siguientes aspectos para calcular el grado de discapacidad:

  • Actividades de cuidado personal.
  • Actividad física, tanto básica como funcional.
  • Capacidad de comunicación.
  • Alteración del sueño.
  • Dinámicas sociales y de ocio.
  • Funcionamiento de los sentidos y las manos.
  • Funcionalidad sexual.
  • Uso de los medios de transporte.

Cómo se solicita la prestación por discapacidad

Para solicitar una prestación por discapacidad es necesario pedir cita previa en la seguridad social de tu comunidad autónoma en la que resides. Los documentos que hay que presentar son los siguientes:

  • Documento Nacional de Identidad (DNI).
  • Fotocopia compulsada del certificado de discapacidad.
  • Los documentos relacionados con la situación laboral (que reflejen si se trata de un trabajador por cuenta propia o ajena, de un trabajador en situación legal de desempleo, etc.).

Hay otros documentos que no se solicitan en todos los casos, pero que pueden llegar a ser necesarios. Por ejemplo, la sentencia de divorcio en el caso de las personas divorciadas, o el certificado de convivencia (que acredita cuáles son las personas con las que se convive habitualmente, las cuales tendrán que aportar una fotocopia compulsada de sus ingresos).

María Gil

Es licenciada en Derecho en 2014 y tiene el Máster en Abogacía desde 2016. Por otra parte, trabaja desde 2015 redactando artículos en medios digitales y jurídicos. Gracias a DudasLegislativas, tiene la oportunidad de compaginar su vocación jurídica con la pasión por el mundo de Internet. Redes sociales: Twitter y Linkedin.

Artículos Relacionados