¿El primer mes de paro se cobra menos?

Cuando el reloj laboral se detiene y se abre la puerta del desempleo, surgen numerosas inquietudes sobre la estabilidad económica, principalmente en cómo incide la situación en el bolsillo de quien se enfrenta a la incertidumbre del paro. Entender el funcionamiento del cobro del primer mes de desempleo es crucial para planificar con cabeza y no dejarse llevar por el desasosiego que puede provocar el desconocimiento. En el ajedrez de trámites y papeleos que se deben ejecutar al perder un empleo, hay piezas claves que es necesario mover con precisión.

Dentro de este escenario, es común que circulen mitos y medias verdades en torno al primer mes de desempleo y su retribución. Uno de los más extendidos es la idea de que durante las primeras semanas de haber levantado el vuelo del mercado laboral, el importe percibido se verá mermado. Este artículo servirá de faro para navegar a través de las aguas turbulentas de la burocracia y aclarar si verdaderamente el primer mes de paro se cobra menos, además de identificar los conceptos que juegan un papel en la cuantía recibida.

Cálculo de la prestación por desempleo

Para adentrarnos en el laberinto de los números y salir airosos, es imprescindible comprender cómo se calcula la prestación por desempleo. La vara de medir este subsidio toma en cuenta los últimos 180 días cotizados para trazar la cuantía que corresponde al beneficiario. Este monto no es un número sacado del sombrero de un mago, sino el resultado de aplicar un porcentaje sobre la base reguladora que se ha ido construyendo con el esfuerzo del trabajo diario.

Porcentaje aplicable en la prestación

La prestación por desempleo no es una cantidad fija; se ajusta como un traje a medida según el historial laboral de cada individuo. Inicialmente, durante los primeros 180 días, se aplica un 70% sobre la base reguladora. A partir de entonces, la cifra se reduce al 50%. Es vital enfatizar que este ajuste no tiene lugar en el primer mes, sino tras un semestre de haber empezado a recibir la prestación.

Reducción de la prestación por desempleo

Ahora bien, la pregunta del millón sigue en el aire: ¿Se reduce la prestación al principio del periodo de paro? La respuesta es un no rotundo. La ley no contempla un descenso en la cuantía al levantar el telón del desempleo. La reducción solo se materializa cuando se cumple la primera mitad del año marcada por los 180 días de subsidio. Aquí es donde la información es una joya que hay que pulir y mantener cerca, para no caer en la trampa de las habladurías.

Retenciones y cotizaciones durante el paro

Por otra parte, es importante señalar que desde el mismo instante en que se empieza a cobrar el paro, se realizan retenciones sobre la prestación en concepto de IRPF y cotizaciones a la Seguridad Social. Aunque esto puede interpretarse como un ‘cobro menor’, en realidad es la contribución fiscal que acompaña a cualquier ingreso sujeto a regulación. Estas ‘tijeras’ que recortan el bruto de la prestación son una obligación que marcha al son de cualquier compensación económica, y de ninguna manera significa que se está cobrando menos por ser el primer mes.

Preguntas frecuentes

Descorramos el telón de las dudas más comunes para dar paso a la claridad y la comprensión.

¿Es necesario haber trabajado un mínimo para cobrar el paro?

Para poder alzar la vela en el mar del desempleo, es preciso haber cotizado un mínimo de 360 días en los últimos seis años. Esta es la llave que abre la puerta a la prestación contributiva por desempleo.

¿Cuánto tiempo se tarda en recibir el primer pago?

Tras haber quedado a la deriva en el mercado laboral y una vez aprobada la solicitud, la prestación por desempleo comienza a depositarse generalmente en el primer mes, aunque el plazo puede variar según la carga de trabajo de los organismos correspondientes.

¿Qué ocurre si se trabaja a tiempo parcial y se queda en desempleo?

En esta tesitura, la prestación se calcula proporcionalmente a las horas trabajadas. Como si de un reloj de arena se tratase, la cuantía se ajusta al tiempo que se ha estado contribuyendo con jornada reducida.