Publicidad engañosa: qué es, multas, delito y 10 ejemplos

Es normal que las personas que se dedican al comercio exageren las características de sus productos, pero, ¿en qué caso se consideraría publicidad falsa? Para resolver todas tus dudas sobre este tema, a continuación te explicaremos todo lo que debes saber sobre la publicidad engañosa.

¿Qué es la publicidad falsa o engañosa?

La publicidad engañosa es aquella en la que se atribuyen a un producto o servicio unas características que realmente no tiene, o bien se omite información relevante sobre el mismo, de forma que pueda afectar a la decisión del consumidor.

¿Cuándo se considera que la publicidad produce engaño?

Resulta habitual que tanto los fabricantes como los vendedores ensalcen especialmente sus productos. Pero hay que diferenciar entre lo que no es más que una técnica de venta aceptable de la publicidad falsa.

Por ejemplo: vender un gel como 100% aloe vera cuando contiene otro tipo de productos en su composición sería publicidad engañosa, aun cuando tuviera parte importante de esta planta en su contenido.

Sin embargo, vender una caja de bombones de una marca conocida afirmando que su sabor es comparable a los productos de otra marca popular no se podría considerar publicidad engañosa, aunque el comprador no estuviera de acuerdo.

En este último caso hablamos de una apreciación que es discutible, en la medida en que depende de la opinión subjetiva de cada persona. Y en todo caso, el vendedor está atribuyendo unas buenas cualidades a su producto, algo que no es reprochable en tanto dé una información objetivamente falsa sobre el mismo.

¿Cuándo se considera delito la publicidad engañosa?

El artículo 282 del Código Penal tipifica la publicidad engañosa. Pues bien, comete un delito de publicidad falsa o engañosa aquel fabricante o comerciante que al hacer sus ofertas o publicidad de sus productos o servicios, hace alegaciones falsas o manifiesta características inciertas sobre los mismos, pudiendo causar un perjuicio grave y manifiesto a los consumidores.

Multas y penas por publicidad engañosa

En el Código Penal se sanciona la publicidad engañosa con una pena de prisión de 6 meses a 1 año o multa de 12 a 24 meses.

Tipos de publicidad engañosa

Existen muchas formas de hacer publicidad falsa. Veamos algunas de las principales:

  • Atribuir al producto o servicio una característica o una serie de propiedades que no tiene.
  • Ocultar datos importantes sobre aquello que se vende.
  • Hacer manifestaciones que inciten a pensar que un producto pertenece a una marca reconocida, no siendo así.
  • Enseñar una imagen de un artículo que no muestre la realidad del mismo.
  • Manipular los datos relativos a un producto o servicio.
  • Inventar estudios relacionados con el artículo que se vende o el servicio ofrecido.
  • Promocionar un producto como si fuera gratuito, cuando el comprador tendrá que pagar un coste por él.
  • Hacer creer a los compradores que un producto va a estar disponible solo durante un tiempo muy limitado para incitarle a comprarlo cuanto antes, sabiendo que no es cierto.
  • Ofertar un artículo en promoción sin tener stock suficiente para hacer frente a la demanda del mismo.

10 ejemplos de publicidad engañosa

Existen casos muy sonados de publicidad engañosa en todo el mundo. A continuación vamos a contar algunos de ellos.

1. Zapatillas quema calorías de New Balance

La marca New Balance lanzó al mercado unas zapatillas que en teoría ayudarían a los usuarios a quemar calorías, algo que ningún estudio pudo corroborar. Lejos de esto, se demostró que podían conllevar un mayor riesgo de sufrir una lesión.

2. Garrafas de agua recicladas de Font Vella

Font-Vella, la conocida marca de agua mineral, anunció hace años una garrafa de la que decía que era la primera realizada con plástico reciclado. Pero un estudio puso de manifiesto que tan solo una cuarta parte del artículo estaba hecha con dicho material, cuando se daba a entender que lo estaba en su totalidad.

3. El “desayuno sano” de Nutella

También fue muy sonada la demanda que recibió el grupo Ferrero en el año 2012 por dar a entender en su publicidad que un bocadillo de Nutella era un desayuno saludable para los niños. La compañía tuvo que desembolsar más de 3 millones de dólares, ya que sus productos superan los niveles máximos de calorías permitidos.

4. Las formas de quemar las calorías de una lata de Coca-Cola

Una empresa denunciada en más de una ocasión por publicidad falsa es Coca-Cola. Por ejemplo cuando lanzó una campaña en la que pretendía hacer creer que las calorías de una lata de Coca-Cola podían quemarse riéndose durante 75 segundos o bailando por espacio de 10 minutos. Lo cual, obviamente, no era cierto.

5. Taco Bell y su carne sazonada

Cuando le preguntaron a la compañía de comida rápida cómo sazonaba su carne, la empresa no tuvo respuesta, ya que lo cierto era que no lo hacía. Al menos supo cómo sacarle partido a la situación riéndose de sí misma, haciendo así que el escándalo tuviera un menor impacto en su imagen.

6. L’Oreal y los resultados de Revitalift 10

La firma de cosméticos L’Oreal se vio obligada a retirar el anuncio de su crema Revitalift 10 tras una demanda por publicidad desleal, ya que se demostró que se habían exagerado los resultados del producto manipulando las imágenes que aparecían en el espacio publicitario.

7. Los niveles de gases contaminantes de Volkswagen

Desde la alemana Volkswagen anunciaron unos niveles de emisiones de gases contaminantes especialmente bajos en sus automóviles. La realidad es que habían utilizado un software que alteraba los resultados de los controles medioambientales, y que las emisiones reales superaban hasta 40 veces lo permitido.

8. La máscara de pestañas de Dior

Dior promocionó una máscara de pestañas mostrando unas imágenes que habían sido modificadas, exagerando los resultados del producto. Algo que se descubrió a través de L’Oreal, que tras ser acusada por publicidad engañosa, puso el foco en la casa Dior.

9. Hamburguesas de pollo de Burger King

Esta famosa cadena de comida rápida fue acusada de publicidad falsa después de promocionar una hamburguesa de pollo con un tamaño que no se correspondía con el real del producto, haciendo que pareciera más grande.

10. Los supuestos beneficios de consumir Red Bull

Tras aludir a una serie de estudios científicos que supuestamente avalaban los beneficios de la taurina por encima de otras opciones parecidas, Red Bull se vio inmerso en un juicio que terminó perdiendo, ya que en realidad no había evidencia científica alguna al respecto.

Autor: María Gil

Me licencié en Derecho en 2014 y tengo el Máster en Abogacía desde 2016. Por otra parte, trabajo desde 2015 redactando artículos en medios digitales. Y gracias a Dudaslegislativas, tengo la oportunidad de compaginar mi vocación jurídica con mi pasión por el mundo de Internet. Redes sociales: Twitter y Linkedin.

Artículos Relacionados