¿Qué es el dolo eventual?

Dolo eventual

El dolo eventual forma parte de uno de las clases de dolo que se pueden llegar a dar en la ejecución de un acto (generalmente ilícito). Hay que destacar que en todo momento, hablamos de un autor de una determinada acción ilícita, siendo consciente de ello y habiendo voluntad. Esto último es muy importante para valorar si hay dolo o no.

No viene viene tipificado explícitamente en el Código penal, pero sí que se aplica por los jueces, como una forma de dolo. En este artículo vas a encontrar información detallada con ejemplos.

¡ANOTACIÓN! Demostrar el dolo eventual es muy complicado sino lo confiesa el autor del delito o testigos. Se considera una de las formas más leves de los tipos de dolo que existen.

Definición de dolo eventual

dolo eventualEn derecho penal el dolo eventual se podría definir (con un lenguaje no técnico) como aquella persona que aun sabiendo el resultado y el daño que puede provocar una determinada acción, continúa haciéndolo y no descarta el resultado que puede llegar a ocurrir.

Por lo que, el autor acepta el resultado y lo ve como posible.

Así la persona al inicio de la ejecución de una conducta, sabe que puede provocar un daño pero tiene una acción que quiere ejecutar y completar, por ello acepta el resultado y sigue adelante hasta haber completado el acto.

En muchas ocasiones el dolo eventual no se completará, porque necesita de ese mal causado que estaba dentro del “pack”, pero por ciertas circunstancias no se ha producido (por suerte del responsable), aunque haya consumado el delito.

Ejemplo de dolo eventual

☑️ 1. Ejemplo de dolo eventual:  Una persona decide realizar un robo con violencia e intimidación. En la que si se tuerce el plan puede llegar a matar a la persona, si le propicia numerosos golpes. En un principio el autor del hecho tiene como finalidad provocar únicamente unas lesiones. Sin embargo, sabe de sobra que puede cometer un asesinato si continúa con el robo.

En este caso, se puede producir el asesinato de la víctima pero el autor del delito lo acepta, ya que no hace nada para evitarlo y antepone los intereses, que en este supuesto es el de robar y huir de la zona.

☑️ 2. Ejemplo de dolo eventual: Un ejemplo bastante peculiar de dolo indirecto (eventual), es el siguiente. Antiguamente en Rusia, los mendigos cortaban los miembros de los niños pequeños para que se notará más el dolor y sufrimiento que tenían, a la hora de obtener limosna.

Los mendigos no querían que murieran pero sabían que podría ocurrir, ya que se producían el desangrado de los niños e incluso infecciones que tristemente llevaban a la muerte.

☑️ 3. Ejemplo de dolo eventual: Juan llega tarde al trabajo. Baja al garaje coge su vehículo y de camino al trabajo decide ir por el camino corto (una zona transitada por peatones). Debido a que llega tarde decide aumentar la velocidad, sabiendo que puede matar a alguien por cualquier circunstancia que se de en el trayecto. Le da igual, lo acepta y sigue aumentando la velocidad.

Como vemos en este ejemplo existe voluntad e intención (al seguir acelerando), por lo que en el caso de que se diera algún despiste o se cruzara un peatón en mal momento y se produjera una muerte, se podría castigar al autor del hecho ilícito por haber dolo eventual.

¿SABÍAS QUÉ? Es bastante complicado demostrar el dolo eventual, además se puede confundir con alguna forma de imprudencia. El dolo eventual y el dolo indirecto en derecho se considera lo mismo.
¿Qué es el dolo eventual?
4.2 (84.44%) 9 votos

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*