¿Qué debes saber si te contrata una ETT?: qué es, cómo funcionan, salarios y duración del contrato

Según los datos aportados por el Servicio Estatal Público de Empleo, las llamadas Empresas de Trabajo Temporal (ETT) acaparan en la actualidad el 16 % de los contratos registrados, es decir, 1 de cada 6 personas tiene un contrato de ETT.

Se han convertido en una fuerza muy importante dentro del mercado laboral, algo que por supuesto acarrea cierta casuística debido a los servicios que ofrecen a los trabajadores, que vamos a tratar con más detalle a continuación.

¿Qué es una ETT y cómo funcionan?

Las Empresas de Trabajo Temporal son aquellas que contratan personal para, a su vez, cederlo de manera «temporal» a otras empresas y organizaciones. Esta cesión de trabajadores está gestionada bajo el marco regulador de las ETT, ya que lo que se realiza entre ambas partes (las ETT y la empresa) es un contrato mercantil que permite que la primera capte, forme y contrate trabajadores de manera temporal para que desarrollen sus funciones en la segunda.

Una vez que la Empresa de Trabajo Temporal formaliza el contrato con su trabajador y realiza el alta en la Seguridad Social, este ya puede comenzar a ejercer su función laboral en la empresa usuaria que requiere sus servicios.

Las ETT poseen un ritmo de contrataciones continua durante todo el año, pero en determinadas épocas, como en Navidad o verano, suele haber un incremento de la demanda por la temporada de campaña, por ello la ETT es un recurso singular para que grandes empresas consigan trabajadores de manera rápida para cubrir temporalmente puestos en ciertas industrias estacionales como la hostelería o turismo.

Muchas grandes y pequeñas empresas utilizan estos servicios para poder cubrir los puestos vacantes que tienen en la plantilla. En muchos casos llegan incluso a contratar al 30 % de los trabajadores que necesitan a través de este formato, lo que les supone una constante renovación del personal.

Condiciones laborales y derechos de los trabajadores de ETT

Este es un punto muy importante, ya que las condiciones en las que el trabajador se encuentre a la hora de realizar su función definirán muchas etapas de su vida. Al tener contrato con una empresa y prestar servicios para otra, los trabajadores tendrán una doble relación empresarial.

Por un lado, tendrá que contar con el personal de la ETT para que gestione todo lo relacionado con su contrato laboral, y por otro, se encontrará sumido en una relación funcional con la empresa en la que se va a llevar a cabo el trabajo.

Las condiciones laborales de los trabajadores son:

  • Siempre se realiza un tipo de contrato de carácter temporal. Se determinará su duración en variación al tipo de contrato que se le realice. Esto quiere decir que por esta parte nunca será indefinido.
  • El salario es el mismo que cobran los demás miembros de la empresa que se encuentran en su rango. Sin embargo, lo que se suele hacer es incluir en su nómina mensual la parte proporcional de las pagas extras y de las vacaciones.
  • La empresa receptora será quien establezca las órdenes laborales y ejerce el control sobre el trabajador, organizándole sus actividades y su tiempo. El empleado deberá hablar con sus responsables sobre cualquier tema relacionado con sus obligaciones y funciones.
  • Durante la duración del contrato, el trabajador cotiza a la Seguridad Social y desempleo. De esta forma, una vez haya finalizado su contrato podrá solicitar las ayudas al desempleo si reúne los requisitos de cotizaciones acumuladas.

Salario: ¿Cuánto cobra un trabajador de ETT?

El salario que suele cobrar un trabajador que posee un determinado contrato se da a través del convenio colectivo que aplica la empresa donde se desarrolla el trabajo materialmente. Por ello, el trabajador no va a cobrar menos por estar contratado a través de una ETT que pudiere tener otro convenio. Totalmente al contrario, suele cobrar un poco más por lo mencionado anteriormente (parte proporcional de las pagas extras y vacaciones).

Además, esto garantiza que el trabajador nunca cobre por debajo del SMI (Salario Mínimo Interprofesional), que en el año 2020 está fijado en 900 € al mes en 14 pagas, o en 1050 € si se tienen las pagas extras prorrateadas (12 600 € anuales).

A esto hay que sumarle, por supuesto, los derechos del trabajador. Por ley, el trabajador de la ETT deberá tener los mismos privilegios que los demás miembros de la empresa, en cuanto a duración de jornada, horas extras, descansos, vacaciones y festivos, así como otros beneficios comunes que pudieran darse.

Todo esto queda regulado bajo el artículo 11 de la Ley de empresas de trabajo temporal (Ley 14/1994). En ella se puede observar que los trabajadores de la ETT deben tener las mismas condiciones esenciales que los demás trabajadores de dentro de la misma empresa:

«Se considerarán condiciones esenciales de trabajo y empleo las referidas a la remuneración, la duración de la jornada, las horas extraordinarias, los períodos de descanso, el trabajo nocturno, las vacaciones y los días festivos«.

Vacaciones e indemnización al finalizar contrato

En todos los contratos temporales de obra y servicio o eventuales, el trabajador debe tener derecho a una indemnización de doce días por año si su contrato se ha visto interrumpido. Esto puede variar si el contrato es a través de una ETT. En este caso, la indemnización puede ser prorrateada en las pagas durante la vigencia del contrato.

Esto quiere decir que en la nómina que el empleado reciba puede ir incluida la indemnización por fin de contrato que le corresponde por dicho día, hora, semana o año trabajado.

Se hace así para que la empresa al finalizar el contrato no adeude ninguna indemnización hacia el trabajador, ya que suele ser poco habitual que los contratos se renueven a nivel personal una vez finalizado el convenio temporal de trabajo. Es importante mirar la nómina en detalle para detectar si dicho importe está siendo incluido en caso del trabajador.

Las vacaciones, al igual que sucede con la indemnización, también pueden ser prorrateadas, aunque en este caso es la ETT la que realiza esta acción, pues a nivel legislativo están obligados a ello. Siempre teniendo en cuenta que un trabajador nunca podrá estar trabajando más de un año sin disfrutar de las vacaciones y estas no podrán ser compensadas económicamente cuando el contrato haya superado el año de duración.

Relacionado: ¿son obligatorias las vacaciones o me las pueden pagar?

Ventajas y desventajas de trabajar en una ETT

Trabajar a través de una Empresa de Trabajo Temporal ofrece una serie de ventajas y de inconvenientes que analizamos a continuación:

Ventajas

  • Por parte de la ETT, los trabajadores deberán recibir formación específica antes de empezar a prestar servicios para la empresa usuaria.
  • Debe existir la posibilidad de incorporarse a la plantilla de la empresa una vez finalizada la relación con la ETT o irse al mercado laboral de manera independiente.
  • La ley obliga a que el sueldo de los trabajadores internos de la empresa y de aquellos que vienen de la ETT sea el mismo.
  • Si lo que se busca es un trabajo temporal por algún motivo particular, esta flexibilidad puede ser contemplada como una ventaja para muchos profesionales.

Inconvenientes

  • La estabilidad en el empleo que proporciona una ETT es menor, ya que los contratos siempre serán temporales.
  • Aunque el salario que perciben es el mismo, los trabajadores de la ETT pueden verse limitados al margen de determinadas bonificaciones no salariales.
  • A nivel sindical, se considera que el abuso en algunas empresas de contrataciones a través de ETT pudiera contribuir al debilitamiento de los derechos de los trabajadores, aumentando la precariedad de las condiciones de trabajo.

Artículos Relacionados