Cómo ser criminólogo: qué estudiar, sueldo y requisitos

La criminología es una formación multidisciplinar, ya que integra diversos tipos de conocimientos necesarios para esclarecer las circunstancias en las que se produce un delito y sus causas. Además, desde el ámbito de la criminología se analiza el perfil de los criminales y se crean políticas para prevenir futuros delitos.

Como ves, la criminología es una ciencia apasionante, y además es una profesión con salidas y con la que se puede conseguir un trabajo estable. Si estás interesado, en este artículo vamos a explicarte qué hay que hacer para ser criminólogo y lo debes saber acerca de esta profesión.

Un criminólogo tiene que adquirir una serie de conocimientos de distintas disciplinas, tales como la psicología, el derecho, la sociología, la antropología, etc. Entonces, ¿cuál es la forma de estudiar todo lo que se debe saber para ser criminólogo?

Pues bien, para estudiar criminología existen varias opciones:

  • Estudiar el grado en criminología.
  • Hacer una maestría en criminología después de finalizar una carrera universitaria.
  • Realizar un curso de perito judicial criminalístico.
  • Aprobar las oposiciones al Cuerpo Nacional y especializarse en la Policía Científica, o aprobar para la Guardia Civil y entrar en el Servicio de Criminalística.

En primer lugar debemos recalcar que hay muy diversos perfiles profesionales que encajan dentro del perfil de un criminólogo, entre ellos psicólogos, juristas, educadores sociales, funcionaros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, funcionarios de Instituciones Penitenciarias, funcionarios de la Administración de Justicia, etc.

Dicho lo cual, los requisitos que debería cumplir un criminólogo son los siguientes:

  • Dominio de las nuevas tecnologías.
  • Capacidad analítica y deductiva, necesarias a la hora de sacar conclusiones.
  • Habilidad para la comunicación, para transmitir adecuadamente los conocimientos.
  • Empatía e inteligencia emocional al hacer entrevistas.
  • Interés por la formación continua.
  • Altos conocimientos de inglés, para poder trabajar con los informes que son en este idioma.
  • Capacidad de liderazgo y de trabajar en equipo, en aquellos casos en los que hay que dirigir a un grupo de personas.
  • Capacidad de autocrítica.
  • Afán de superación.

Como veremos más adelante, las posibles salidas de un criminólogo son muchas, por lo que no podemos hablar de un sueldo en concreto. Es posible trabajar como criminólogo dentro de la policía, como perito, como detective, etc.

Por ver algún ejemplo, vamos a centrarnos en el perito judicial. En este caso tampoco podemos definir con exactitud su sueldo, pero sí es posible aproximarnos a los componentes que lo forman.

Antes que nada debemos aclarar que hoy en día ya no hay baremos orientativos para calcular los honorarios del perito judicial. Tiempo atrás sí existían unos mínimos, que a veces establecían los propios colegios oficiales de peritos, en los que se recogían las tarifas a las que se podía acoger el perito al calcular el precio de su trabajo en un determinado caso.

Pero desde que entraron en vigor las Leyes de la Competencia, ninguna institución oficial puede fijar de forma oficial lo que puede cobrar un profesional como un perito, de manera que cada profesional puede cobrar lo que estime conveniente.

Aclarado esto, podemos decir que el sueldo del perito judicial se calculará teniendo en cuenta varios elementos:

  • Tiempo que necesite dedicar a las distintas fases del proceso judicial.
  • Complementos y dietas por la realización de pruebas y peritaciones, reuniones con los clientes, visitas a los juzgados, etc. Aquí irán incluidos el tiempo de desplazamiento y el kilometraje, al igual que el alojamiento y las dietas por comidas.
  • Costes de la elaboración de su informe, según el tiempo que necesite para analizar y redactar sus conclusiones.

Tal como se puede observar, los distintos factores que influyen en el sueldo de un perito pueden variar en gran medida, por lo que no es posible decir a ciencia cierta cuánto tiene que cobrar este profesional.

Haciendo una estimación muy abstracta, un perito puede cobrar entre 10 y 20 euros por hora aproximadamente. Pero insistimos en que esto no es más que una aproximación y que depende del caso, a lo que hay que añadir que estos profesionales tienen total libertad para fijar sus honorarios.

Estudiar criminología abre las puertas para dedicarse a distintos ámbitos profesionales relacionados con estos conocimientos, tanto en el ámbito público como privado.

Así por ejemplo, un criminólogo puede trabajar como: perito judicial, educador social, funcionario de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, funcionario de Instituciones Penitenciarias, etc.

Otra opción es trabajar junto a los forenses en los hospitales, en cuerpos policiales o junto a los abogados en las instituciones judiciales. También existe la posibilidad de trabajar en la seguridad privada, en la dirección de una empresa de seguridad o asesorando dentro de la misma.

Dentro del ámbito policial, algunas de las salidas de la criminología son ser perito criminólogo en los juzgados o perito criminalista experto en accidentes, incendios, etc. También es posible dedicarse al seguimiento de presos. Y por otro lado, un criminólogo puede trabajar también como detective o investigador privado.

En conclusión, la criminología es un ámbito muy diverso, por lo que las salidas profesionales de un criminólogo son muy amplias. Además, se trata de una rama de conocimiento muy interesante. Por ello, si te llama la atención la criminología, no dudes en apostar por una formación con la que puedes conseguir la estabilidad profesional.

Autor: María Gil

Me licencié en Derecho en 2014 y tengo el Máster en Abogacía desde 2016. Por otra parte, trabajo desde 2015 redactando artículos en medios digitales. Y gracias a Dudaslegislativas, tengo la oportunidad de compaginar mi vocación jurídica con mi pasión por el mundo de Internet. Redes sociales: Twitter y Linkedin.

Artículos Relacionados