Cómo enviar un burofax por Internet y Correos paso a paso

Si tienes que enviar un documento importante a una persona y necesitas que quede constancia de ello, la mejor opción con la que cuentas es mandar un burofax.

¿Quieres saber cómo se realiza este trámite? En este artículo vamos a explicarte todas las maneras de enviar un burofax.

¿Qué es un burofax?

Un burofax es una forma de enviar un documento o varios documentos a través, de la cual se acredita tanto su contenido, como la identidad de quien lo emite, la identidad de quien lo recibe, la fecha de envío y que el destinatario lo ha recibido.

Es decir, al mandar un burofax en una determinada fecha, podemos acreditar que hemos comunicado algo determinado a una cierta persona, con validez legal. Por esta razón, el burofax es un medio que se utiliza como prueba a menudo en los juicios, ya que se considera una comunicación fehaciente.

¿Cuándo se usa el burofax?

Se aconseja enviar un burofax cuando sea necesario acreditar que se ha mandado un escrito a una persona y en una determinada fecha, ya que con este medio queda constancia de ello.

Así por ejemplo, si una persona tiene una deuda contigo que no te ha pagado en plazo, antes de ir a juicio debes enviar un burofax a esa persona reclamándole que te pague la deuda.

¿Dónde se envía el burofax?

A la hora de enviar un burofax hay dos posibilidades: mandarlo por Correos o a través de Internet. Vemos a continuación cómo se hace en cada caso.

Cómo enviar un burofax por Correos

Para mandar un burofax a través de Correos, simplemente tienes que acercarte a una oficina de Correos con los documentos que quieres mandar.

Una vez allí, tendrás que cumplimentar un formulario y abonar la tasa establecida para este trámite (de a partir de 7 euros, pero que puede variar en función de otros aspectos, como los servicios adicionales).

El funcionario correspondiente enviará el documento a través de un fax a la estafeta de Correos que quede más cerca de su destino, en la cual, otro funcionario de Correos se la entregará a su destinatario.

Puede darse el caso de que el destinatario no esté presente para recoger el burofax, pero en ese caso, el funcionario le dejará un aviso para que lo recoja en la oficina de Correos personalmente.

Cómo enviar un burofax online por Internet

Enviar un burofax online es una opción muy cómoda, ya que puedes hacerlo desde casa o desde donde te encuentres, y a cualquier hora del día o incluso de la noche.

Para ello debes tener en formato PDF los documentos que necesitas enviar, ya que de este modo será especialmente complicado que alguien pueda modificarlos.

Esto no es algo que deba preocuparte, ya que en Internet hay muchas páginas web en las que puedes pasar a PDF otro tipo de documentos, por ejemplo de Word.

  • Si ya tienes en PDF los documentos, a continuación debes registrarte en la Oficina Virtual de Correos.
  • Cuando estés dentro del sistema, tendrás que dirigirte a la sección de envío de burofax, y simplemente subir los documentos y cumplimentar tus datos de contacto. Es aconsejable que elijas la opción de acuse de recibo.
  • A la hora de pagar el servicio tienes varias opciones: pagar con una tarjeta de crédito, por PayPal o hacer el cargo correspondiente en tu cuenta de Correos si tienes una. Y una vez que hayas pagado, recibirás el recibo del envío.

¿Es posible rechazar un burofax?

Sí, una persona puede rechazar un burofax. Pero si lo que pretende con ello es evitar sus efectos, es casi seguro que no lo consiga, porque muchas sentencias judiciales han entendido que basta con enviar el burofax, y que no es necesario que su destinatario lo acepte.

Más allá de esto, los tribunales han llegado a entender que rechazar un burofax puede ser un acto de mala fe, por lo que puede jugar en contra de la persona a la que va dirigido.

Por otra parte, la ley no habla de que el destinatario acepte el burofax, sino de que el emisor lo envíe. Así pues, siempre es mejor no rechazar un burofax, ya que no beneficia y si puede perjudicar a la persona a la que se envía.

¿Qué diferencia hay entre un burofax, un fax y una carta certificada?

Lo que diferencia al burofax de otros medios como el fax o el correo certificado es su naturaleza probatoria.

En el caso del fax, no queda constancia de que su destinatario ha recibido el documento. Por lo tanto, quien lo envía puede tener el resguardo que acredita que lo ha mandado correctamente, pero no puede demostrar que la otra persona lo ha recibido.

No se puede descartar que por algún fallo técnico, el fax no haya llegado a manos de la persona a la que se ha enviado.

Por otra parte, el correo certificado acredita que la persona a la que se envía ha recibido un documento, pero no asegura nada sobre el contenido del mismo.

Así que su receptor siempre puede decir que ha recibido algo distinto a lo que realmente se le ha enviado, por lo que un correo certificado no tiene carácter probatorio alguno.

Recomendaciones para enviar un burofax con éxito

Hay dos consejos importantes que deberías seguir si vas a enviar un burofax.

El primero de ellos es que envíes el documento antes de las 13 horas si deseas que llegue en el mismo día a su destinatario. Si lo mandas más tarde, no lo recibirá hasta el siguiente día hábil por la mañana.

No obstante, si se trata de un burofax que se va a enviar a un país extranjero, el tiempo de entrega irá en función del país al que se mande.

Y otra cosa importante a tener en cuenta, y que ya apuntamos antes, es que debes marcar la opción de acuse de recibo. De esta manera se te notificará que, en efecto, el destinatario del burofax lo ha recibido de forma correcta.

Autor: María Gil

Me licencié en Derecho en 2014 y tengo el Máster en Abogacía desde 2016. Por otra parte, trabajo desde 2015 redactando artículos en medios digitales. Y gracias a Dudaslegislativas, tengo la oportunidad de compaginar mi vocación jurídica con mi pasión por el mundo de Internet. Redes sociales: Twitter y Linkedin.

Artículos Relacionados