Qué es la nulidad matrimonial civil y eclesiástica, cuál es su precio y qué diferencias hay con el divorcio y la separación

Si estamos pensando en romper la unión matrimonial que mantenemos con nuestra pareja actual, seguro que se nos pasa por la mente dos opciones: una separación o un divorcio. Sin embargo, es posible que, según nuestra situación, nos convenga más romper la relación a través de una nulidad matrimonial.

Hemos preparado una guía completa donde conoceremos las diferencias que hay con el divorcio/separación, cómo puedes solicitar la nulidad matrimonial y explicaremos el precio que tiene después de la reforma, junto a todas las preguntas más frecuentes.

Qué es la nulidad matrimonial

La nulidad matrimonial se da cuando una pareja decide separarse o divorciarse, de tal manera que no conste en acta dicho matrimonio, es decir, como si nunca antes se hubiera realizado. Dicho de otra manera, se anula por completo la relación matrimonial.

Para que se pueda solicitar la nulidad matrimonial, se han tenido que llevar a cabo una serie de factores graves que veremos más adelante. Una vez se anula un matrimonio, ambas partes retoman el estado civil inicial. Sin embargo, es importante saber que los derechos y obligaciones relacionados con los hijos se mantienen.

¿Se puede pedir compensación económica cuando se solicita la nulidad matrimonial? Antiguamente no. Sin embargo, se hizo una reforma de la ley hace poco y ahora sí que se puede solicitar una compensación económica.

Diferencia entre nulidad matrimonial y divorcio/separación

La diferencia principal entre la nulidad matrimonial y el divorcio o la separación es que en los dos últimos no hay motivos por los que considerar el matrimonio como nulo porque ambas partes contrajeron matrimonio voluntariamente.

Cabe destacar también, que para solicitar la nulidad matrimonial es necesario presentar una serie de pruebas que no son fáciles de conseguir y puede ser un proceso complejo, ya que es más complicado probar a diferencia de un divorcio o separación.

Tipos de nulidad matrimonial

Existen dos tipos de nulidad matrimonial y según cada uno hay que alegar unas causas diferentes para que se pueda declarar como nulo.

  • Nulidad matrimonial civil
  • Nulidad matrimonial eclesiástica

Nulidad matrimonial civil

La nulidad matrimonial civil aparece regulada en los artículos 73 y 80 del Código Civil Español y nos presenta las siguientes causas para poder considerarlo como un matrimonio nulo:

  • Que un matrimonio se haya realizado sin el consentimiento por parte de uno de los cónyuges.
  • Que se haya realizado un matrimonio entre menores de edad (sin cumplir los requisitos).
  • Que se haya realizado un matrimonio entre personas ya casadas.
  • Que se haya realizado un matrimonio entre parientes de la misma línea de consanguinidad o adopción (padres y abuelos con sus hijos, sean adoptados o por naturaleza) o parientes colaterales por consanguinidad hasta el tercer grado (hermanos, primos, tíos, etc.). Ver los grados de consanguinidad y afinidad.
  • Que se haya realizado el matrimonio y que les condenen como autor y/o cómplice de la muerte del cónyuge o pareja de hecho anterior.
  • Que se haya realizado un matrimonio sin la intervención de un juez, alcalde o funcionario, o sin la presencia de los dos testigos necesarios.
  • Que se realice una unión matrimonial por error con una persona con otra identidad.
  • Cuando hay un error sobre las cualidades personales que por su importancia han determinado la voluntad del que alega la nulidad matrimonial.
  • Que haya sido posible un matrimonio contraído por coacción o miedo grave, es decir, amenazas, por ejemplo).

Nulidad eclesiástica

La nulidad eclesiástica se da cuando uno de los cónyuges quiere hacer desaparecer la unión matrimonial que se celebró por la iglesia. No será necesario el consentimiento del otro cónyuge y los hijos no impiden este tipo de nulidad. Sin embargo, para que sea posible será necesario presentar algunas de las causas que aparecen en el derecho canónico:

1. Cuando haya defecto en la forma de celebración, como que no asista el párroco, que haya un matrimonio por poderes que sean nulos o que se celebre un matrimonio sin que asista uno (o ninguno) de los testigos.

2. En el caso de que una de las partes no haya aportado su consentimiento para dicho matrimonio. Es decir, cuando una de las partes no ha podido restar el consentimiento (bien sea por falta de uso de razón, grave defecto de discreción de juicio o por motivos de naturaleza psíquica), que se desconozcan las propiedades esenciales del matrimonio, error en la identidad de la otra persona o de sus cualidades, dolo provocado para obtener el consentimiento, matrimonio bajo condición de un hecho futuro o incierto y violencia o miedo grave.

3. Que haya impedimentos:

  • La edad (un matrimonio contraído por varones menores de 16 años y mujeres menores de 14 años)
  • La imposibilidad de mantener relaciones sexuales (debe ser anterior al matrimonio y perpetua).
  • Si un cónyuge ha contraído matrimonio engañado por dolo.
  • Si se ha casado anteriormente.
  • Una persona bautizada no se podrá casar con otra que no lo este (sí que se podrá si una persona es católica y la otra pertenece a otra confesión cristiana no católica).
  • Delitos cometidos para contraer matrimonio (si se ha raptado a la otra persona o cuando una persona mata al cónyuge del otro o a su propio cónyuge).
  • Por razones de parentesco (no se pueden casar padres e hijos, ni hermanos naturales o adoptados, ni los tíos con los sobrinos, ni los primos entre sí, ni los parientes políticos).
  • La orden sagrada y el voto público y perpetuo de castidad en un instituto religioso (en ambos casos se puede recibir el permiso de la Sede Apostólica).
¿Cuánto cuesta ir a los tribunales para conseguir la nulidad eclesiástica? Antes de la reforma del Papa Francisco (8 de diciembre de 2015) eran entre 900 y 2000 euros. Ahora se han simplificado los trámites y el precio es inferior. Depende de cada caso.

¿Es necesario un abogado para reclamar la nulidad eclesiástica?

Sí, y además tiene que ser doctor en derecho canónico y tiene que contar con una autorización en nombre del Obispo. La parte demandada también tendrá que contar con un abogado si desea contestar a la demanda.

Proceso y consecuencias de la nulidad matrimonial

El proceso se inicia solicitando a un abogado especializado en el tema que sepa guiarte de la mejor forma posible. A partir de ahí, hay que reunir todas las pruebas para que puedan considerar dicho matrimonio como nulo, y según qué tipo de matrimonio se contrajo, un juez o el obispo se encargarán de dictaminar si se considera como nulo o no.

Si se acepta la nulidad matrimonial, las consecuencias serán que el reconocimiento del matrimonio en cuestión desaparecerá por completo. Sin embargo, ambos tipos de nulidad matrimonial harán que este hecho implique negativamente en los hijos o herederos directos de dicha unión. Además, la nulidad matrimonial evita pagar pensiones compensatorias.

Preguntas frecuentes sobre la Nulidad matrimonial civil y eclesiástica

Hemos recopilado algunas de las dudas más frecuentes que nos soléis preguntar:

¿Quiénes pueden iniciar la acción de nulidad matrimonial?

Cualquiera de los dos cónyuges o, en caso de que haya habido un matrimonio previo y se hayan casado sin la anualidad de ese primero, el cónyuge anterior y los hijos también pueden solicitarla.

¿Tiene validez la nulidad eclesiástica a efectos civiles?

Sí, la sentencia eclesiástica podrá ser homologada por los órganos judiciales correspondientes, pero no afectará al derecho de los hijos.

¿Cuánto dura el proceso de la nulidad eclesiástica?

Antes de la reforma mencionada anteriormente duraba más o menos dos años porque dos tribunales se encargaban de revisar la sentencia. Ahora suele durar entre un año y año medio porque solamente hace falta un tribunal, pero es posible que la otra parte presente un recurso de apelación si no está de acuerdo con la sentencia y es por eso que se puede alargar un poco más.

¿Quiénes son los órganos competentes en una nulidad matrimonial eclesiástica?

Los tribunales eclesiásticos que antes estaban formados por tres personas, pero en la actualidad solamente por una, así es como se ha conseguido agilizar los trámites. Normalmente suelen ser los obispos.

¿Es complicado que una iglesia conceda la nulidad matrimonial?

La iglesia es muy fiel a su creencia de que el matrimonio es para toda la vida, por lo tanto, se tendrá que alegar una causa muy fuerte para que se pueda llevar a cabo dicha nulidad y contar con un abogado muy bueno y experimentado en el tema.

Artículos Relacionados